Carta a nuestro adolescente (1): ¿Orientación o confusión?

 Carta a nuestro adolescente (1): 

¿orientación o confusión?

Buenos días adolescente,

¿cómo te encuentras? ¿cómo sientes?

Estoy aquí para escucharte, te cuento:

Cuando les pregunto a mis alumnos y alumnas (de quince, dieciséis o diecisiete años que cursan cuarto de la E.S.O. dónde se ven dentro de cinco años, la mayoría lo tiene claro: “me veo en la Universidad realizando un grado”, me contestan, o “me veo terminando un ciclo formativo”, o “no sé”, esta es la más habitual. Las primeras dos respuestas te las dan por inercia, ni tan siquiera lo han pensado. Sin embargo, si les pregunto dónde se ven dentro de diez años, ya es otro cantar, ya no saben lo que la inercia quiere de ellos.

Durante este curso, entre otros, hemos estudiado a fondo el mercado de trabajo español. Ha sido a raíz de ello, que los chicos y chicas se han dado cuenta de que ya están decidiendo, optando por un itinerario u otro. Les facilitamos tests y más tests para que averigüen sus preferencias laborales, la mayoría de ellas desconocidas. Esto se pone serio. El coste de oportunidad se hace presente (ya les suena): “si elijo ciencias ya no podré estudiar economía, que tanto me interesa, a no ser que…” o “si elijo ciencias sociales ya no podré saber si soy bueno en física y matemáticas, que parece que ahora es lo que demanda el mercado laboral”,… En estos momentos, deseos, capacidades, formación requerida, situación del mundo laboral… se entremezclan, demasiados elementos que la mayoría no saben cómo manejar.

Llegamos nosotros, los “adultos” (madres, padres, profesores, tutores) y queremos ayudarlos realizando la genial pregunta: “Y tú, de mayor ¿qué quieres ser?”. Ellos y ellas nos miran y explotan. Piensan. “¿Que qué quiero ser?” “¿Ser?” “¿Nada más ni nada menos?”

Nosotros, seguimos a lo nuestro sin darnos cuenta de la piedra que hemos lanzado al aire.







¿Qué pasos deberíamos dar para ayudarles?
Te propongo una serie de pasos que, según mi experiencia, son los que podemos seguir para ayudarlos.
 
1º Muéstrale RESPETO

De esta manera, construirás una relación de confianza.

2º Sé PACIENTE

Escúchale y sé paciente

No te adelantes, simplemente escúchale.

3º  DISFRUTA del momento

4º Muéstrale CONFIANZA

Cuánto más confíes en él /ella más se esforzará en alcanzar sus metas o desarrollar sus habilidades.

5º 


Ayúdale a conocerse a si mismo y a aceptarse

Cuáles son sus debilidades o dificultades, cuáles son sus habilidades o fortalezas.

4º Ayúdale a abrirse y que te cuente qué actividades son las que le apasionan

No menosprecies ninguna.

5º Ayúdale a entender el valor del trabajo

El trabajo no consiste solo en ganar dinero, sino en realizar el trabajo de la mejor manera posible ofreciendo su mejor versión.



7º Anímale a trabajar a tiempo parcial
Al terminar su jornada de estudio o los fines de semana pueden dedicar un tiempo a trabajar de manera remunerada si son mayores de 16 años.
8º Explícale que todo es un proceso
Debe vivir sin anticiparse al futuro, debe vivir el ahora.
9º 

Preguntas para adolescentes (para conocerse mejor) útiles para estrechar lazos familiares y ayudar a que se comprendan. 

Comentarios

Entradas populares