lunes, 5 de diciembre de 2016

Marca personal

Últimamente se habla mucho de marca personal, sobre todo aplicada a freelances y personas que quieren buscar o cambiar de trabajo. Pero, ¿qué supone exactamente hacer marca personal? En realidad no es nada nuevo, simplemente se trata de sistematizar un proceso que cualquier profesional lleva tiempo realizando de una forma más o menos consciente. La comunicación y el marketing online no han descubierto la rueda, simplemente han puesto de manifiesto que las cosas giran gracias a ella.
Podríamos decir que no hacemos o dejamos de hacer marca personal. La tenemos hecha. Solo debemos decidir si la gestionamos o no.
La marca personal, clave en los directivos y responsables de empresa
Hay unos determinados perfiles para los que es clave sistematizar y controlar la gestión de la marca personal: los emprendedores, empresarios, directivos y responsables de las empresas. En resumen, aquellas personas que tienen contacto con clientes, proveedores y partners, y que se convierten de una forma u otra en la imagen de la empresa. Y los clientes confían en personas, no en logotipos.

A partir de aquí, ¿sabes qué piensan de ti tus clientes y proveedores?
Todos intentamos siempre causar buena impresión cuando vamos a una visita comercial, una reunión para un proyecto o una comida de negocios. Pero, ¿cómo gestionas la imagen que proyectas online? ¿Se corresponde con lo que quieres transmitir, o la impresión que das es diferente? Y si es así, ¿cómo lo cambias?

Es cierto que la mayoría de personas tenemos unas ciertas nociones de cómo movernos en LinkedIn, y de las premisas básicas de lo que poner o no poner. Pero hacer marca personal consiste precisamente en pasar de una gestión intuitiva a una gestión por criterios de nuestra imagen en Internet.
No tenemos que ser creativos, tenemos que ser sistemáticos.
¿Cuál es el proceso a seguir?
Uno de los principales interrogantes que surgen cuando hablamos de marca personal es saber en qué consiste exactamente: ¿Qué nos vamos a encontrar?, ¿Qué tendremos que hacer?

En primer lugar, definimos el plan de marca personal. En un documento fijamos nuestros objetivos, el público a quién nos interesa dirigir-nos, cómo nos definimos (qué destacamos, con qué palabras lo hacemos…) y las acciones necesarias para lograr estos objetivos. Simplificando mucho, sería un plan de marketing y comunicación aplicado a una persona.
En segundo, ejecutamos las acciones indicadas en el plan de marca personal. Como en cualquier plan, hay que calendarizar las acciones, asignarles recursos, medir resultados y modificarlas si no tienen los resultados esperados. No hace falta decir que se debe ser regular y persistente en el tiempo, la marca personal no es una campaña de publicidad, es una carrera de fondo.
¿Por qué es diferente el entorno online?
La irrupción de Internet en el día a día profesional ha supuesto un cambio substancial. Para empezar, en el mundo online te ve mucha más gente; para bien y para mal, tienes mucha más exposición. Además, te ve gente que no te conoce personalmente; por lo tanto, pierdes control sobre la primera impresión (y la segunda o la tercera…), y sobre lo que piensan de ti. Por otra parte, el hecho de no estar no es bueno: si no estás, no te conocen, así que pierdes oportunidades y transmites una imagen negativa.

Las opiniones de nuestros clientes
El hecho de trabajar la marca personal aporta beneficios diferentes según los objetivos de la persona, pero hay unos puntos que nos transmiten prácticamente todos los clientes:

  • Trabajar la marca personal les ha hecho ser conscientes de su posicionamiento profesional, les ha servido como espejo para ver si se comunicaban bien y si los demás les percibían como creían.
  • La sistematización de las acciones les ayuda a transmitir más claramente sus puntos fuertes y sus activos.
  • Les ha ayudado a captar más contactos, especialmente fuera del círculo habitual.
Resumiendo, la marca personal es inherente a nuestra vida profesional: es lo que piensan de nosotros nuestros clientes y colaboradores. Podemos decidir controlar y gestionar esta marca para sacarle el máximo provecho, de forma sistemática y con objetivos y criterios definidos, o perder el control sobre lo que piensan de nosotros y de nuestra empresa o negocio. ¿Tú qué harías?
Fuente: https://www.marketingdirecto.com
Artículo de Sònia Verdú. Responsable de proyectos y consultora en comunicación digital de MercaDigital

No hay comentarios:

Publicar un comentario