sábado, 3 de marzo de 2018

Planificación financiera y Salud financiera. Tema 5 y Tema 6

Planificación financiera y Salud financiera. 

Tema 5 y Tema 6



En el tema 5 nos adentramos en la "Planificación Financiera" y vinos los siguientes conceptos:
- AHORRO
- CÓMO ELABORAR NUESTRO PRESUPUESTO, y
- PLANES DE PENSIONES
En estos momentos ya estamos preparados para abordar el tema 6 "Salud Financiera". En este tema entraremos en contacto con los siguientes conceptos:
- INVERSIONES
- DEUDAS, y
- CONTRATOS DE SEGURO



¿Qué diferencia hay entre ahorro e inversión?

PRODUCTOS BANCARIOS DE AHORRO

Llevas un tiempo ahorrando. Ya sabes que hay que incluir el ahorro planificado dentro de tu presupuesto personal. En principio no tienes pensando hacer ningún gasto importante. ¿Qué puedes hacer con ese dinero que has ahorrado.

Hay dos opciones: 
- La primera es dejar tu dinero en el banco en algún tipo de depósito (hay tres diferentes). 
- La otra opción es invertir el dinero, con lo cual ganarás una rentabilidad y puedes ver tus ahorros crecer.

Tras reflexionar, hemos tomado la decisión de INVERTIR. Pero, ojo, antes debes saber que toda inversión tiene un riesgo,  y que hay posibilidad de perder parte de tus ahorros. 
Pero no te preocupes hay inversiones más seguras que otras. Lo que te tiene que quedar claro es que no es lo mismo ahorrar (guardar tu dinero en el banco) que invertir, es decir buscar una rentabilidad para ganar dinero pero con un riesgo de también de perder.

¿Qué diferencia hay entre ahorro e  inversión?

AHORRO. Invertir no es lo mismo que ahorrar. Cuando ahorro mi dinero, lo estoy guardando para posibles emergencias o para hacer un gran gasto en el futuro. El ahorro supone dejar el dinero en el banco o efectivo en casa.

La ventaja principal del ahorro en bancos es que el dinero está completamente seguro. Sin embargo no obtendré ninguna rentabilidad.


INVERSIÓN. Una inversión es el uso que se da al dinero ahorrado, con ánimo de conseguir a cambio más dinero en el futuro. Es decir, cuando invierto renuncio a tener ese dinero en el presente con la esperanza de tener más en el futuro. La diferencia principal con el ahorro es por tanto que invertir me permite conseguir más dinero, pero también hay un riesgo de perder parte de lo invertido.
En la siguiente tabla resumimos la diferencia entre ahorro e inversión:


En este apartado veremos los productos donde puedo dejar mis ahorros, y  en el siguiente donde puedo invertir mi dinero.

PRODUCTOS BANCARIOS DE AHORRO
Si lo que quiero es tener mi dinero seguro y disponible para cualquier emergencia, una opción es dejar mi dinero en el banco. Para ello tengo tres tipos de depósitos.

1. El depósito a la vista. Es la cuenta corriente de toda la vida donde dejamos nuestro dinero. La ventaja es que nos permite tener el dinero disponible cuando lo deseemos. Podemos también hacer pagos a través de estas cuentas mediante tarjetas y cheques. Sin embargo no vamos a obtener casi nada de rentabilidad por tenerlo allí. No es interesante por tanto tener mucho dinero en estas cuentas, sólo lo necesario para imprevistos y emergencias.

2. Depósito de ahorro. Es muy parecido a una cuenta corriente aunque puede haber alguna dificultad mayor para hacer pagos con esta cuenta. Por ejemplo, muchos bancos no permiten pagar recibos como los de agua, luz o móvil. A cambio de ello el banco nos ofrece una rentabilidad algo superior (por ejemplo nos pueden dar un 1% de interés todos los años. De esta manera si tengo en la cuenta 5.000 euros, nos darán 50 euros de intereses todos los años. Ese 1% que ganamos es lo que llamamos rentabilidad. Como ves, tampoco es mucho, al igual que en los depósitos a la vista tampoco es interesante tener grandes cantidades.

3. El depósito a plazo fijo o imposición a plazo fijo (IPF) es un contrato mediante el cual aportas un dinero, a cambio de que el banco, en un plazo determinado, te lo devuelva junto  unos intereses conocidos desde el inicio. Sin duda alguna, se trata del producto de ahorro más sencillo, seguro y conocido por la gente.


La ventaja de este producto es que me da la seguridad de que no voy a perder mi dinero y que me va a dar una rentabilidad fija que ya conozco mayores a la de los otros depósitos.
El inconveniente es que no podemos disponer del dinero en ese tiempo. Si quiero el dinero antes de tiempo, tendré que pagar una penalización.
Como ves en los 3 depósitos, normalmente se cumple la siguiente fórmula: A menos disponibilidad de mi dinero, más rentabilidad puedo ganar.

¿Y es seguro?

Totalmente, en España tenemos 100% asegurados hasta 100.000 euros en depósitos por persona en cada banco. Es decir, no podemos perder ese dinero con este tipo de ahorro.

Sin embargo si estoy dispuesto a aceptar un poco más de riesgo y a cambio poder ganar más rentabilidad, entonces puedo invertir mi dinero.  Ese es nuestro siguiente apartado.





¿Qué tipos de inversiones existen?



Los productos de renta fija pagan una rentabilidad establecida de antemano y devuelven el dinero invertido en un plazo determinado. Es decir, la rentabilidad que nos ofrecen por prestar nuestro dinero es fija (un 1%, 2% o 5% por ejemplo). Por lo tanto, sabemos exactamente el dinero que vamos a ganar. Suelen ser bastante seguros salvo que la empresa o el Estado al que le prestamos dinero quiebre. Por ello, cuanto mayor sea el plazo de devolución, hay un pequeño riesgo mayor. 
Como normal general, a más plazo de devolución, mayor es la rentabilidad que nos pagan.

Podemos invertir comprando estos valores al Estado o a empresas:


  • 1. Compras al Estado. Se los denomina popularmente deuda pública porque las principales emisiones las realizan los organismos públicos y, más concretamente, la Administración Central del Estado. La seguridad de pago suele ser muy alta y por ello la rentabilidad menor, aunque como dijimos, suele aumentar con el plazo de devolución.
  • 2. Compras a empresas. Igualmente, las empresas también pueden ofrecer activos financieros de renta fija que los particulares podemos comprar, que normalmente se llaman bonos u obligaciones.  Sin embargo, el riesgo de impago puede ser mayor. En estos casos hay que estudiar muy bien a la empresa que se le está prestando dinero.

RECUERDA: Como norma general podemos decir que a mayor PLAZO que prestamos el dinero, mayor RENTABILIDAD.


Cuando hablamos de renta variable nos referimos a las accionesCuando una persona compra acciones, automáticamente se convierte en propietario de la empresa, por lo que tiene derecho a información y a voto y al reparto de beneficios de la empresa.
A diferencia de la renta fija, la renta variable no ofrece una rentabilidad preestablecida, y el plazo de recuperación de tus ahorros tampoco es conocido. Como hemos dicho, quien compra acciones se convierte en socio propietario de una empresa o negocio y, en consecuencia, no existe un plazo de devolución asociado al dinero que invierte.
Por tanto, un accionista tiene dos formas de obtener rentabilidad con su inversión:


  • Reparto de dividendos: Cuando le empresa decida repartir beneficios, que dependerá de la marcha de la empresa, estos irán para los accionistas.
  • Venta de las acciones: El precio de las acciones varía en la bolsa todos los días. Si una empresa va muy bien y se espera que tenga beneficios, mucha gente querrá comprar sus acciones para recibir dividendos. Como bien sabes por la ley de la oferta y la demanda, eso aumentará el precio de las acciones. Si compro las acciones a 100 euros y las vendo a 150 obviamente estoy ganando dinero.

Ya que tanto la marcha de la empresa como las variaciones en Bolsa son impredecibles, se dice que la renta variable es una inversión de riesgoPor supuesto, como el RIESGO es mayor, la posibilidad de RENTABILIDAD también es mayor.

CFondos de inversión.

Todas las inversiones, incluso las garantizadas por los Estados, tienen su riesgo. Es por ello que existe un tercer producto que trata de minimizar el riesgo repartiendo el dinero entre distintas combinaciones de valores de renta fija o renta variable: los fondos de inversión. 

Un fondo de inversión por tanto es un paquete con varios activos financieros. Al comprar estos paquetes el riesgo es menor, ya que si un activo dentro del paquete sale mal esto puede ser compensado por las otros.

Estos paquetes pueden tener sólo activos de renta fija, sólo de renta variable, o una combinación.

Las alternativas dependerán del riesgo que quiera asumir el inversor. Cuando un fondo de inversión tiene más renta variable el riesgo es mayor, pero también la posibilidad de rentabilidad.


¿Por qué endeudarnos?

En algunas ocasiones de la vida, es necesario endeudarse. Esto es así porque la mayoría no tenemos todo el dinero para comprar en efectivo una vivienda o un coche, por ejemplo, o solucionar un gasto imprevisto o una emergencia. 

DEUDAS: obligación de pago que se contrae con la intención de realizar un consumo presente gracias a ingresos futuros.

¿El problema cuándo viene?


El problema surge cuando hay un exceso de endeudamiento o no se tienen claras las consecuencias de endeudarse.
EL LÍMITE MÁXIMO DE ENDEUDAMIENTO
- para conocer el estado de nuestra economía, nos sirve el presupuesto que nos ayuda a valorar si podemos permitirnos un nuevo gasto a crédito.
- para saber hasta dónde nos podemos comprometer, debemos tener claro nuestro límite de endeudamiento.
Límite máximo de endeudamiento: 40 % de los ingresos netos.

Por debajo de este porcentaje, nuestra economía tiene capacidad para afrontar nuestras deudas. Pero si la suma de los gastos por deudas supera el límite del 40 % de los ingresos, recurrimos en riesgo por endeudamiento.

EJEMPLO:


En principio parece equilibrado ya que sus ingresos superan a sus gastos pero analicemos su endeudamiento.
El límite de endeudamiento = 40 % de 2.800 € = 1.120 €
Pago por deudas = 700 + 300 + 150 = 1.150 €
La familia supera ligeramente el límite máximo por lo que no debería contraer nuevas deudas.


¿Qué es un seguro y qué tipos hay?

El seguro es un contrato mediante el cual, a cambio de una cuota de dinero (prima), un asegurador se compromete, en caso de que se produzca un acontecimiento (contingencia o siniestro), a indemnizar el daño producido. Es decir, vamos pagando dinero a una empresa, para que en el caso de que ocurra un determinado suceso negativo para nosotros, ésta nos pague por el daño producido.
Terminología:
El asegurador: Es la compañía de seguros. La empresa nos cobra un precio por el seguro (prima),  pero tiene la obligación de indemnizar al asegurado o beneficiario una determinada cantidad de dinero, en caso de que ocurra un acontecimiento (contingencia) determinado.
El tomador: Es la persona o empresa que contrata el seguro y paga la prima.
El asegurado: Es la persona expuesta al riesgo cubierto por el contrato de seguro. El riesgo puede recaer sobre la propia persona del asegurado o sobre los bienes que este tenga.
El beneficiario: Es la persona o empresa que tiene derecho a recibir la indemnización del seguro. Puede ser diferente del asegurado. Por ejemplo, en un seguro de muerte, obviamente el beneficiario que recibe el pago del seguro será una persona distinta al fallecido,
El tomador, asegurado y beneficiario podrían ser la misma persona, o personas diferentes.
Póliza: es el documento en donde se reflejan las condiciones del contrato de seguro.
Prima:  es el precio del seguro
Los seguros se clasifican en dos grandes bloques: los seguros de personas y los seguros contra daños. 
Los más importantes son los seguros de vida, aunque también existen otros que deben conocerse, como los seguros por accidentes, por enfermedad y asistencia sanitaria y los de decesos.
1. Seguros de vida.
Son seguros que suelen contratarse para reducir el impacto económico negativo  que puede causar la muerte de una persona. Por ejemplo, un padre que contrata este seguro para que en caso de muerte sus hijos reciban un dinero. También existen de supervivencia, es decir una persona que si vive más de una edad recibe una indemnización. Estos se suelen contratar para cubrir la posibilidad de quedarse sin ahorros al llegar a una cierta edad.
2. Otros seguros de personas:
El seguro cubre los gastos en caso de que ocurra una circunstancia determinada.
a) Seguro de accidentes. Al contratar este seguro, el beneficiario  recibe una indemnización en caso de accidente grave  que pueda provocar invalidez temporal o muerte del asegurado.
b) Seguro enfermedad o asistencia sanitaria. A cambio del pago de una prima, el asegurador debe proporcionar asistencia médica al asegurado, así como correr con todos los gastos médicos. También se puede contratar seguros que paguen una renta mientras el asegurado esté enfermo y que corra con los gastos  farmacéuticos.
c) Seguro de decesos. El asegurador se compromete a cambio de una prima a correr todos los gastos funerarios cuando el asegurado fallezca. Es decir,  féretro, traslado, coronas, asistencia religiosa, sepultura, lápida, esquela y tramitación administrativa.

Los seguros contra daños son seguros sobre los bienes de las personas para cubrir determinados daños que puedan ocurrir.
Seguro de hogar: Este seguro lo tienen la mayoría de las personas. Cubre los daños que puedan ocurrir en tu casa, como los desperfectos causados por el agua o un incendio. Pero también cubre los daños o lesiones que se puedan causar a otras personas o a sus bienes desde la vivienda del asegurado, como por ejemplo la caída de objetos desde las ventanas o balcones, dejar un grifo abierto que inunde un piso inferior, etc. En ese caso, el seguro cubriría por tanto los daños ocasionados a otras personas.

Seguro obligatorio de vehículos: Es un seguro obligatorio que tenemos que tener por ley en todos los vehículos a motor.  Este seguro cubre los daños causados por el conductor a  otras personas con independencia de quién sea el propietario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario