La hiperinflación alemana de 1923


LA HIPERINFLACIÓN ALEMANA DE 1923

Antes de comenzar a hablar de los hechos acaecidos en Alemania en el 1923, debemos comprender qué es la inflación y sus posibles efectos. La inflación es una subida generalizada de los precios durante un largo periodo de tiempo. Durante este periodo, el dinero va perdiendo su valor, es decir, pueden adquirirse menos bienes y servicios por unidad monetaria, por lo que ahorrar, carece de sentido.

  grafica inflación

Hasta el año 1914, Alemania pertenecía al “patrón oro”, que consistía en que la unidad monetaria se define como una cierta cantidad de oro. Esto suponía una mayor comodidad, ya que el banco te proporcionaba dinero impreso en papel, en función del peso de oro que se presentase. El “patrón oro” proporcionaba una inflación monetaria más baja y estable que el patrón fiduciario existente.

El abandono alemán del “patrón” se debe al desarrollo de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Dejarlo, permitió al país Alemán gastar tres veces el PIB del año interior en el conflicto bélico. Esto supuso que su deuda se multiplicase por 30 durante los cuatro años que duró la guerra.

Frente a esta gran deuda, el gobierno tomó la decisión de imprimir billetes, lo que acarrearía una inflación moderada hasta 1922, año en el que empezó a crecer vertiginosamente.

carretilla

En 1923, la tasa de inflación llego a alcanzar el 29.000%, los precios se duplicaban cada tres días, lo que llevo al país a una situación de extrema delicadeza.

Alemania estaba financieramente destrozada, era tal la inflación, que los billetes eran utilizados por los niños para jugar, se quemaban en lugar de la madera porque salía más rentable. La población alemana transportaba los billetes en carretillas debido a la gran abundancia de estos. Durante una jornada laboral se cobraba varias veces, este dinero era recogido rápidamente por las mujeres, las cuales compraban lo antes posibles antes de que se volviese a devaluar la moneda.

El billete máximo alcanzado la “hiperinflación” fue el de 10.000.000 millones de marcos, cantidad con la que se compraban dos jarras de cerveza. El país se sumió en un caos, y surgieron grupos separatistas. Alemania estuvo cerca de una Guerra Civil.

niños jugando dinero

En Octubre de 1923 se produjo una reforma monetaria donde se emitieron nuevos marcos, siendo los anteriores irrecuperables.

Los más perjudicados de esta hiperinflación fueron aquellos ciudadanos que habían comprado los bonos de Estado emitidos para financiar la guerra, aquellos que tenían cuentas corrientes en marcos y los acreedores de hipotecas.

Los beneficiados fueron los deudores, ya que debido a la inflación sus deudas perdieron mucho valor.

La hiperinflación alemana llevo al país al colapso, y estuvo a punto de la bancarrota. Hecho histórico que nadie puede olvidar, y hay que tener en cuenta que la solución a los problemas, tanto financieros, como económicos, no es la emisión de más y más dinero.



BIBLIOGRAFÍA:

https://historiaeconomiaperspectiva.wordpress.com/


Comentarios

Entradas populares