domingo, 22 de enero de 2017

David Calle, finalista del Global Teacher Prize

David Calle, finalista del Global Teacher Prize

El finalista del Global Teacher Prize de este año repite a sus alumnos que «si Newton hubiera tenido Google o un ordenador, imaginad lo que hubiera conseguido»
David Calle es ingeniero de telecomunicaciones y profesor en Madrid, donde imparte clases presenciales de matemáticas y ciencias. Está convencido de que el futuro de la docencia está en Internet: «Si Newton hubiera tenido Google o un ordenador, imaginad lo que hubiera conseguido». Este año es finalista del Global Teacher Prize, como lo fue el maestro aragonés César Bona en 2015.
De visita en Zaragoza para asistir a la presentación del programa de la Obra Social y Cultural de Ibercaja «Educar para el futuro 2017», que se desarrollará hasta el mes de abril en Zaragoza, Huesca, Teruel, Logroño y Guadalajara, David Calle ha respondido esta semana a una entrevista de Europa Press desde su experiencia como profesor que utiliza Internet, Youtube y las redes sociales para formar a sus alumnos, desde los 17 años hasta la treintena. Es el coordinador de la página web www.unicoos.com.
«Se pueden hacer cosas muy chulas en Youtube, pero los chavales muchas veces van a lo fácil y lo inmediato, a decenas de canales que están en los primeros puestos del ranking de youtubers de este país que lo que aportan son malos ejemplos».
Se ha dirigido a las familias para decirles que en la red «se puede aprender matemáticas, latín, inglés, hay documentales, canales de ciencia, de chavales que se curran unos minidocumentales de cinco minutos excepcionales y ojalá los conocieran», es decir, que «Youtube es una herramienta para estudiar que no va a hacer perder el tiempo».
La mayoría de sus alumnos son nativos digitales, «aunque también hay muchos que no lo son, un 20% tienen más de 25 ó 30 años, son gente que se está preparando para el acceso a la universidad, están empezando a estudiar y necesitan refrescar un montón de conocimientos».

Más acceso a la información

La Z «es la generación con más capacidades tecnológicas y con más acceso a la información que ha tenido nunca la Humanidad» y «si consigues que la aprovechen, pueden lograr grandísimas cosas», ha continuado Calle, quien siempre dice a sus alumnos que «si Newton hubiera tenido Google o un ordenador, imaginad lo que hubiera conseguido».
A su juicio, «los millenials sobre todo aportan que están acostumbradísimos a todo lo que tiene que ver con las redes sociales porque es su entorno vital, para ellos Youtube es el sitio donde pasan su tiempo libre» ya que «en lugar de ver la televisión están viendo vídeos continuamente», de forma que «su espacio es Youtube y las redes sociales, y somos nosotros, los que educamos, los que tenemos que intentar acercarnos a donde están ellos».
«Todos los críos tienen acceso a un móvil y a una tarifa de datos medianamente decente, y si no encuentran wifi donde sea», ha expresado el profesor, puntualizando que «no es lo mismo tener wifi y poder estudiar en tu casa y ver vídeos sin parar que los chavales que no disponen de Internet en su casa y han de ir a la biblioteca». En otros países «hay alumnos de primera y de segunda, que tienen acceso a las nuevas tecnologías y otros no las tienen».

Contrastar

David Calle ha dejado claro que «a través de Youtube o las redes sociales se pueden hacer grandes cosas, podemos alcanzar el lugar en el que están porque no les interesa tampoco nada que sea excesivamente riguroso ni bien preparado», sino que «les gusta también lo informal».
Está convencido de que si sus vídeos fueran «de una factura perfecta y desde el punto de vista técnico pareciera un canal de televisión», tendría muchas menos visitas. «Como soy yo con mi pizarra, mi cámara y grabando, les llega más».
El profesor ha advertido de que «es dificilísimo» organizar para el estudio todas estas fuentes de información, «y además los chavales cometen el error de que todo lo que leen en Internet creen que es cierto o lo que leen de la persona que siguen e incluso de lo que digo yo, es cierto, y yo a veces me confundo también en mis vídeos». De hecho, «el profesor tampoco puede estar vigilando todo lo que hacen sus niños en clase, ni vigilando dónde entran o diciendo 'esto es cierto o falso' porque tampoco tiene todas las respuestas».

«Es muy complicado, pero hay que intentar de alguna manera enseñar a los chavales a discriminar lo que es verdadero de lo que es falso y eso muchas veces se consigue diciéndoles que contrasten, que no se crean lo que lean en un periódico, sino lo que leen en tres, que no se crean lo que dice un 'youtuber', sino que contrasten con otro tipo de fuentes porque si no se acostumbran a creerse lo primero que escuchan y lo primero que reciben de sus compañeros, que muchas veces es lo más viral, no lo más real».

David Calle ha resaltado que depurar la información, aprovecharla al máximo, «debería ser una asignatura porque es algo con lo que se están enfrentando nuestros alumnos que no nos tuvimos que encontrar nosotros». Este procedimiento «les estaría aportando una ventaja competitiva increíble con respecto a los demás».

Responsabilidad

«Más importante que un alumno sepa muchas matemáticas, física o latín, que son importantísimos, es que les enseñemos a ser asertivos, a hablar en público». Así, es necesario «que les enseñen a emprender, que el fracaso no importa, que todo emprendedor debe fracasar y si no fracasa a veces es por pura casualidad, y que les enseñen otro tipo de capacidades que no están en ninguna asignatura y les van a hacer mucho mejores», como ser educados y defender sus opiniones en público, «sin faltar el respeto a nadie».
Al respecto, ha lamentado que «en Twitter todo vale, en Facebook todo vale y hay que enseñar a los chavales a defender sus ideas sin tener que recurrir al insulto ni a nada que se salga de lo normal». David Calle da por seguro que «si enseñamos a los chavales todo eso pueden conseguir grandísimas cosas: lo tienen todo a su alcance».
«Deberíamos enseñarles a utilizar las redes sociales con responsabilidad y también, cómo no, para divertirse; decirles que es mucho más divertido, a lo mejor, un vídeo de ciencia o un determinado canal de unicoos que ver todo el día vídeos de Wismichu».
David Calle, de 44 años, es un «romántico» de los libros en papel, pero reconoce que «los tiempos han cambiado muchísimo y no hacen falta libros para aprender ciencia», «hay páginas y aplicaciones en Internet para practicar, para aprender». Por eso «hay muchas formas de aprender ciencias que ya no pasan por un libro, aunque yo los guardo todos».
Calle ha abierto la nueva versión de 'www.unicoos.com' el pasado mes de septiembre, tras cinco años con el primer formato. La web tiene vídeos, exámenes, teorías, ejercicios resueltos, un foro de dudas y una parte Premium con un coste que varía de los cinco euros por un mes a los 18 por un año, con lo que paga a los ingenieros informáticos y los profesores que colaboran con él. «Los foros y vídeos serán gratis siempre».

No hay comentarios:

Publicar un comentario